domingo, 3 de mayo de 2015

La estructura química del cariño


El cariño es una importante emoción humana. Se reconoce que al menos dos sustancias cerebrales están estrechamente relacionadas, la vasopresina y la oxitocina, afectan esa emoción. Estas sustancias se producen en el hipotálamo.
La vasopresina se incrementa en el cerebro con la eyaculación, activando el celo conyugal y parental. Mientras que la oxitocina también está relacionada con el apego y estimula el proceso de  vinculación con la madre y sus hijos, así como entre la pareja procreadora.
En los seres humanos, los vínculos duraderos entre los cónyuges son directamente proporcionales a elevados niveles de vasopresina y oxitocina y a niveles bajos de testosterona*. Eso explica por qué las parejas tienen menos relaciones sexuales a medida que sus vínculos afectivos se hacen más profundos e intensos.
La testosterona y el cariño no se llevan bien. Cuando un matrimonio está en una situación inestable, los niveles de testosterona del hombre suben. Y con el divorcio se incrementan. Se sabe que en una familia de tres generaciones de mujeres divorciadas, las hijas de la última generación producirán menos oxitocina, es decir, tendrán menos necesidad de tener una pareja o formar una familia.
 
* La testosterona cablea el cerebro humano en la vida fetal e induce la consecución de "logros masculinos", haciendo al hombre más susceptible que la mujer de luchar por su estatus. En la mujer se asocia primeramente con su seguridad. En la actualidad se reconoce que las mujeres que tienen niveles altos de testosterona son menos propensas a casarse, tienen menos hijos y consideran más importante la vida profesional que la familia.
También se le llama la hormona del deseo.

Procesos básicos en Psicoterapia Gestalt
PP. 60-61

sábado, 2 de mayo de 2015

Sexualidad e Intervención Psicoterapéutica

En un primer nivel de intervención psicoterapéutica hay que definir tres conceptos:
 
A.- Sexualidad como totalidad
La sexualidad se deriva del reconocimiento, en principio, de que en las formas superiores de la naturaleza existen dos sexos diferenciados físicamente. Ambos sexos se necesitan porque se complementan para reproducirse y garantizar la continuidad de la especie.
La sexualidad plena va mucho más allá de los actos de copulación y la consecuente procreación de hijos.

La sexualidad como totalidad contempla los siguientes aspectos:
* Reproducción.- continuidad de la especie - procreación de los hijos.
* Afectividad.- relaciones íntimas y afectuosas.
* Genitalidad.- relaciones por atracción, placer o diversión.
* Expansión del "yo".- la energía yoica brinda coherencia y fortaleza personal; genera sentimientos de poder y aumenta la autoestima.
La expansión del yo genera un grado de consciencia mayor y una creatividad especial.
Cada aspecto de la sexualidad representa funciones específicas que se manifiestan en distintas etapas del desarrollo humano y, al reunirlas, expresan la sexualidad como una totalidad.
 
"Mi cuerpo es una representación de mi sexualidad como totalidad. El que es impotente en la cama también lo será en sus relaciones, en su trabajo. La rigidez en el cuerpo y en la mente también es un reflejo de nuestra sexualidad".
Cuando manejamos la sexualidad como totalidad tenemos más facilidad para manejar los afectos y podemos establecer relaciones sanas con cualquier persona.
 
En términos psicológicos, lo "masculino" en el hombre y la mujer está motivado por el aspecto placentero de la sexualidad
El aspecto "femenino", también en el hombre como en la mujer, es motivado por la procreación.
La fuerza motivante de la sexualidad es entonces, la sobrevivencia del grupo o de la especie, lo cual signifca la preeminencia en la sexualidad del motivo "femenino" procreador. Al menos en la sexualidad lo femenino domina y lo masculino es el que sirve. En otras palabras, el aspecto procreador sexual es activamente femenino y pasivamente masculino.
 
Por último, hablar de la sexualidad como totalidad es englobar todas las actividades que desarrollamos desde la polaridad masculino-femenino. Por lo tanto, revisemos nuestra sexualidad con respecto a las resistencias somáticas, emocionales e intelectuales que se presentan, y busquemos alternativas para vivir una sexualidad plena.
 
Proceso de intervención:
Objetivo: Integrar la sexualidad como totalidad. Definir qué es la sexualidad para mí a nivel de diferenciación-integración.
 
- Antes de concepto
Desde mamá: ¿Qué es la sexualidad para tí?
¿Qué es el sexo para ti?
¿Cómo te sientes?
 
Desde Papá: ¿Qué es la sexualidad para tí?
¿Qué es el sexo para ti?
¿Cómo te sientes?
 
Para mí: ¿Qué es la sexualidad para tí?
¿Qué es el sexo para ti?
¿Cómo te sientes?
 
- Después del concepto
¿De qué te das cuenta?
¿cómo te sientes?
¿Qué vas a hacer?
 
B.- Sexualidad infantil
Cuando somos niños no existe la vergüenza, la culpa o la perversión. Por lo menos no con la connotación que los adultos le otorgamos.
las emociones están excentas de "maldad" porque no hay un juicio de valor en su práctica.
La sexualidad infantil se desarrolla a partir de su núcleo de necesidades básicas como: descubrir, contactar, diversión, placer, curiosidad, entre otras.
Fuera de su núcleo, la sexualidad está rodeada de otros sentimientos impuestos por los adultos: culpa, temor, pecado y vergüenza. Estos sentimientos aparecen en la edad adulta e inhiben el desarrollo emocional armónico al que todos tenemos derecho.
 
Un primer nivel de intervención en psicoterapia favorece un proceso mediante el cual nos ponemos en contacto con todo lo que constituye la sexualidad infantil, fuera del contexto de "culpa", de "maldad" y de "perversión".
El contacto se produce desde el adulto, con la sensación de ser niño.
Se comienza por preguntar, ¿cómo viviste la sexualidad?
La mayoría de las ocasiones será un evento espectacular y descubrirlo por nuestros medios es volver a recuperar esa parte de nosotros. Cuando aparece un problema relacionado con la sexualidad en la infancia, necesitamos por lo menos tomat consciencia de ello, perdonarnos, librarnos y dejar de castigarnos por lo vivido. En el proceso de la psicoterapia, al verbalizar, es posible comenzar a entender que la sexualidad infantil está libre de vergüenza o de culpa, y lo que haya hecho o me hayan hecho quedó dentro de mi inocencia de ser niño o niña, que no es "malo" porque representa experiencia, aprendizaje, reconocimiento de nuestras sensaciones y liberación de emociones.
A partir de la integración de la personalidad, de lo "bueno" y lo "malo", desde el punto de vista de la sexualidad, podemos integrar las emociones. El sentido de nuestra vida se construye a partir de la integración y el desarrollo emocional alcanzado. La integración nos pone muy cerca de la felicidad.
 
Proceso de sexualidad infantil
Cuando hay una situación "grave" con respecto a la sexualidad infantil, como abuso, maltrato o intento de violación, ésta se maneja con sumo cuidado a través del proceso de figura-fondo.
Objetivo: Integrar mi sexualidad infantil. Perdonarme, liberarme de emociones y sentimientos "culpógenos".
 
- Por parejas:

1.- Desde mi ser niño(a), contestar: ¿Cómo lo vivimos?, ¿qué hacías en lo referente a la sexualidad, juegos, actividades, malos hábitos? , ¿qué conociste o viste en términos de sexualidad?
 
2.- ¿Qué descubres, de qué te das cuenta?, ¿cómo te sientes?
 
3.- A través de un ejercicio de fantasía: perdonarse.
(Ubícate en tu niñez...trae al presente...situaciones "incómodas", que te hicieron sentir "mal", "triste", etc....Acuérdate de lo que te dijeron tus padres...que sentiste culpa o vergüenza. Ahora di me perdono...fue en la búsqueda de experimentar. ¿Qué aprendes de todo esto y de haberlo vivido así?)
 
4.- Como adulto: ¿qué descubres?, ¿de qué te das cuenta?, ¿cómo te sientes?
 
5.- ¿Qué vas a hacer?
 
C.- Polaridad masculino-femenino
Desde que somos concebidos se reconoce la dualidad de nuestra personalidad. Somos una parte masculina que viene de papá y una parte femenina que viene de mamá. Son opuestos irreconciliables entre los que debemos buscar un equilibrio. Ambas partes son propias, ineludibles y, al reconocerlas y aceptarlas, lograremos vivir en mayor armonía con nosotros mismos.
Hay características de cada uno de los sexos que son bien vistas socialmente (Cfr. "Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus"). Pero la mujer ha ido cambiando estos parámetros...han exaltado su parte masculina. En el hogar enfrentan problemas con su pareja por esta situación.
En términos del psicoanálisis diríamos que un hombre busca características maternas en la mujer que va a educar a sus hijos. Es decir, busca a su madre. Sin embargo, la mujer, según una encuesta, no busca un hombre con características paternas (trabajadores, decididos, audaces y valientes), sino que buscan un hombre que responda a sus necesidades actuales -amoroso, comprensivo y tierno-, lo cual significa que también anhelan características maternas, es decir, buscan a su propia madre.
¿Cuál es entonces el ideal de hombre que demandan las mujeres en la actualidad? 
[…] parece que las mujeres desean un hombre que en lo doméstico actúes como mujer pero en lo relativo a la sexualidad sea muy hombre.
En la actualidad se reconoce que los conflictos en la relación de pareja regularmente provienen de problemas con la sexualidad. Es decir, lo que prevalece son relaciones entre iguales, masculino-masculino cuando la mujer cambia el rol, o femenino-femenino cuando es el hombre el que lo invierte.
Para que haya relaciones sexuales placenteras, tiene que haber vulnerabilidad. Si todo el tiempo aparecen las características masculinas en ambos, será difícil ponernos vulnerables. Y si en ambos prevalecen las características femeninas, sabemos que el hombre será un poco reprimido, pasivo, demandante o controlador -como es mamá-.
Aceptar nuestras polaridades nos ayuda a aceptarnos como somos, a elevar nuestra estima y a estar preparados para establecer relaciones sanas. Querer ser autosuficiente en cualquier área de nuestra vida, por lo regular provoca rechazo y aislamiento.
 
 
A medida que pasa el tiempo, los vínculos entre las personas se hacen más complejos. El balance de las relaciones se establece mediante el equilibrio entre placer-responsabilidad-autoridad, para ello se requiere un segundo nivel de intervención.

Procesos básicos en Psicoterapia Gestalt
PP. 61-80

viernes, 1 de mayo de 2015

Desaprender

Es evidente que para vivir y convivir mejor tenemos que aprender muchas cosas todavía. Pero si queremos convertirnos de verdad en personas más completas y construir una sociedad más humana y más justa, también hay muchas cosas que tenemos que desaprender. Educar es también deseducar: no podemos educarnos bien si paralelamente no nos deseducamos...
 
Deseducarnos significa dejar de educarnos (y de educar) con los principios, los métodos y las formas muchas veces desencaminadas que imperan actualmente en la vida social y en la educación.
 
A veces hace más falta desaprender ciertas cosas o aprender a mirarlas de forma distinta...efectuar una lectura completamente nueva...cambio de óptica...incorporar perspectivas...superar ideas y maneras de actuar...revisar nuestras creencias, actitudes, reacciones...

Des-edúcate
PP. 16-17- 29

martes, 28 de abril de 2015

Afirmaciones erróneas sobre las emociones


+ Las emociones comportan problemas y se tienen que controlar.
+ Uno no puede evitar reaccionar emocionalmente de determinada manera.
+ Hay cosas que no es correcto sentirlas, y si las sientes es porque eres mala persona o no estás bien.
+ Hay emociones positivas y negativas.
+ Ciertas emociones son peligrosas, o  cursis, o síntoma de debilidad.
+ Es mejor no profundizar demasiado en lo que sentimos.
+ No mostrar los sentimientos es señal de equilibrio.
+ Sólo tenemos emociones cuando nos emocionamos.
+ Los comportamientos emocionales son unos muy concretos, y casi siempre inadecuados.
+ Inteligencia emocional es igual a contención emocional, o a todo lo contrario, a expresar lo que se siente sin ningún tipo de contención.
+ Quien es maduro emocionalmente no sufre crisis emocionales, etc

Des-edúcate
PP. 15-16

domingo, 26 de abril de 2015

Qué cosas desaprender

+ De nuestra cultura: la desconfianza, la autosuficiencia, el individualismo, la competitividad, prejuicios, comodidades, certezas, dogmatismos, pero sobre todo las prisas.
Una de las cosas que más falta nos hace es tiempo para tomar distancia del colectivo y reencontrarse con uno mismo.
Cuanto menos tiempo tenga para mis adentrarnos en el propio mundo interior, menos probable será que cuestionemos el sistema.
+ De nosotros: la mentalidad de víctimas-culpables. Hay que ser capaz de asumir las frustraciones como algo natural e inevitable, hacernos cargo de las propias acciones y asumir nuestra propia responsabilidad en lo social.
De la actitud defensiva -que se corresponde con los primeros estadios de la evolución humana y que la mayoría de nosotros seguimos teniendo- a darse cuenta...
La causa de nuestros comportamientos errados es el desconocimiento de nuestras necesidades vitales: ser valorado, ser admitido, ser aceptado, o lo que viene a ser lo mismo, el miedo a no ser reconocido, a quedar excluido, a ser marginado...Llegar a darnos cuenta de estas necesidades requiere tiempo...el tiempo que no tenemos, el que no nos tomamos.
Círculo vicioso:
Como no tenemos tiempo, no podemos pensar en el sentido de lo que hacemos. Como no profundizamos en el sentido de lo que hacemos, nos resulta complicado diferenciar lo que es realmente importante de lo que no, y dedicar nuestro tiempo a aquello que lo es.
No reconocer nuestras necesidades profundas nos deshumaniza.

Des-edúcate
PP. 21-28

viernes, 24 de abril de 2015

Hoy puede ser un gran día


"Hoy puede ser un gran día, plantéatelo así.
Aprovecharlo o que pase de largo depende, en parte de tí.
Dale día libre a tu experiencia, para comenzar;
y recíbelo como si fuera fiesta de guardar.
No consientas que se esfume.
Asómate y consume la vida a granel.
Hoy puede ser un gran día, ¡duro con él!"

jueves, 23 de abril de 2015

Educaciones desorientadas

La educación actual, tal como se plantea, enseña cosas, pero está desorientada en tanto que muchas veces no contribuye decisivamente a formar personas felices, autónomas, responsables, solidarias y equilibradas (sanas). El elemento que mejor nos puede ayudar a restaurar este equilibrio son las emociones.
 
Son educaciones inútiles (valoral, emocional, competencia social, resolución de conflictos)
+ porque se consideran como apéndices de la educación existente. Este aspecto de nuestra cultura es algo que debemos "desaprender" (cfr.) Estos programas requieren un enfoque global,  integrador (revisar los libros de Educación integral) y continuidad.
+ porque se aplican como intervenciones de urgencia ante un problema determinado.
+ porque responden a visiones simples o parciales de la realidad.
+ por la exigencia de conseguir resultados rápidos y demostrables.
+ por la falta de conexión entre sus diferentes componentes.
+ por su formulación eminentemente teórica (a pesar de contener propuestas de actividades).
+ por la poca preparación o la poca convicción de quienes las llevan a cabo.
 
Además, estos programas sólo producen efectos si al mismo tiempo realizamos un esfuerzo por detectar las contradicciones, la manipulación, la violencia latente que imperan... en la publicidad, los medios de comunicación, la política, la economía, las leyes, las religiones, la cultura en general.
 
Lo que hoy nos lleva a hablar de deseducación es la evidencia de que las estructuras sobre las que nos construimos no nos ayudan demasiado a convertirnos en personas más humanas y felices.

Des-edúcate
PP. 31-35

martes, 21 de abril de 2015

Integración Emoción y Razón

La preponderancia del conocimiento por encima de la emoción que ha fomentado nuestra cultura  ha comportado que nuestro registro emocional sea pobre, casi primitivo..nos movemos entre dos polaridades: placer-dolor o atracción-rechazo...
Por este motivo valoramos como blanco o negro, bueno o malo, según me guste, sea cómodo...
 
La falta de madurez emocional...comporta que las posiciones que adoptamos ante la realidad sean rígidas y los modelos de interpretación resulten pobres y simples.
 
Hemos limitado al cerebro al binomio acción-reacción que nos viene por dotación biológica (no representa ninguna evolución)...Buscar otras salidas que permitan resolver los problemas es síntoma de madurez e inteligencia, de una postura más abierta y flexible, de una integración entre emoción y razón.
 
Para que pueda darse una mayor integración personal y nuestro comportamiento sea más coherente, hay que tener en cuenta la dimensión emocional que tradicionalmente se ha considerado de segunda categoría. Todas las experiencias y situaciones que vivimos tienen una lectura en clave emocional, que no es la que efectuamos habitualmente...Es preciso una segunda lectura y para evitar la visión individualista, se recomienda compartirla y contrastarla con los otros, y en su caso consensar.

Des-edúcate
PP. 67-71