viernes, 22 de diciembre de 2017

Paradigma actual de las relaciones humanas

La mayoría de nosotros basa la relación en una serie de EXPECTATIVAS INDIVIDUALES, lo cual nos hace vivenciarla, en mayor o menor grado, como una DEPENDENCIA PSICOLÓGICA Y EMOCIONAL.

Esto quiere decir que nos relacionamos con alguien (consciente o inconscientemente) en la medida en que nos satisface o gratifica en una necesidad. Es un AMOR POSESIVO.

Cada cual establece la relación con expectativas no expresadas. Y en muchos casos ni el mismo individuo las puede reconocer en sí mismo.

Cualquier modificación a la relación "molesta" al otro y deseamos que sea como "antes" (cuando cumplía nuestras expectativas).

Si cada cual está buscando afanosamente su propio logro es natural que dicha relación resulte conflictiva o no satisfactoria.

Será imposible establecer una auténtica comunión con otro si, en el fondo, ni yo mismo reconozco o sé lo que estoy necesitando.

Con esta mecánica, establecemos una relación de apego al otro y no de amor porque al aferrarnos al otro surgen los celos, el miedo a la pérdida, la ansiedad, el resentimiento, es decir, todos los sentimientos propios del deseo de una relación permanente y posesiva. Y, por increíble que parezca, a esto le llamamos "relación amorosa".
___

Aprendiendo a acompañar

pp. 3-6 

sábado, 9 de diciembre de 2017

Las relaciones humanas en la cultura actual

- El sello distintivo de nuestro tiempo, vivir centrado en sí mismo, nos está llevando a situaciones cada vez mas peligrosas; al grado de amenazar no sólo nuestra integridad sino hasta nuestra supervivencia.

- Una comprensión racional del tema nos llevaría a un exceso de orgullo y una escasez de calidez y amor. Una compresión que tome en cuenta sólo el sentimiento tendría carencia de profundidad, porque caeríamos en un sentimentalismo romántico.

PROYECTO:
- Crear relaciones interpersonales maduras, armoniosas, constructivas y felices; por medio de la calidez, la escucha, empatía, respeto, compasión, comprensión y un manejo apropiado de sentimientos. Sin duda la sociedad entera será beneficiada al conformar una cultura donde impere el interés auténtico por conocernos a fondo a nosotros mismos, comprendernos unos a otros con el consecuente respeto a las diferencias individuales.

La única manera en que será posible transformar una corrupta sociedad, será comprometernos cada cual a cambiarnos a nosotros mismos radicalmente, porque la estructura de la sociedad es un reflejo de la estructura de la relación humana.

Aprendiendo a acompañar

pp. XIV-XV, 13 

jueves, 23 de noviembre de 2017

Metáfora Occidental

El modelo o metáfora básica del mundo occidental ha sido la de una estructura tipo monarquía política en todos lados, hasta para la descripción del Universo. Títulos como rey o rey de reyes eran los que se daban a los emperadores de la antigua Persia, pues se creía en una entidad absoluta e incuestionable donde el mundo era una especie de mecanismo gobernado por la ley divina. Todo se consideraba en función de la obediencia ciega a la palabra de ese dios personal, se suponía además que entendiendo sus palabras seríamos capaces de predecir el futuro. De hecho, éste también es el fundamento del pensamiento científico occidental: la idea de predecir para estar preparado y poder tomar control al respecto.

Círculo vicioso:
1.- Control, saber el destino
2.- Búsqueda de la "supremacía"
3.- La sociedad vive sin el soporte de los dioses
4.- Los misterios y sus símbolos han perdido fuerza
5.- La ciencia intenta explicar hasta lo desconocido
6.- La "humanidad" ha perdido valor y se habla de "individualidad"
7.- El individuo no sabe qué o quién es, qué quiere
8.- El individuo cumple exigencias sociales
9.- El individuo no sigue a su corazón y sufre

La única revolución importante y trascendente está en el cambio interno.

P.N.L. Transforma tu vida

pp. 157-158