miércoles, 4 de abril de 2018

Nuevo Ciclo

Hola a tod@s amig@s.
El día de hoy comienzo con una nueva ventana hacia el ciberespacio, para verlos y para dejarlos ver todo aquello que pasa por mis manos y por mi cabeza. Hasta aquí hemos compartido varios años de publicaciones en esta dirección, que como su nombre lo indicia se refería primeramente a la Terapia Gestalt, aunque pronto se desbordó de otros temas afines pero no propiamente de lo pretendido en un inicio.
Por esta razón, me apreció oportuno migrarme de dirección y tener un título más acorde. Ahí encontrarás lo mismo que te he ofrecido. Así que los amantes de los relatos, los seguidores de la Gestalt, los lectores de temas psicológicos y de Desarrollo Humano, son todos bienvenidos en la siguiente dirección: 

paraserpersona.blogspot.mx

Espero verte entre los suscriptores.

Hasta pronto

domingo, 18 de marzo de 2018

Heridas y Enfermedad

- Las “divisas” (monedas) depositadas en modo de creencias y refranes (por ejemplo: "la ociosidad es la madre de todos los vicios") se convirtieron en una maldición (trabajo sin descanso)…empecé a sufrir graves problemas de salud. La estrategias defensivas para no percibir mi vulnerabilidad, dejaron de funcionar. Combatí los síntomas en lugar de entrar realmente en contacto con ellos. (13-14)
- El dolor físico me enseñó la historia de mis viejas heridas y mis necesidades no satisfechas. (15)

- La mayoría de las personas entierran su pasado o lo arrojan lo más lejos posible de su lado. Compensan viejas heridas con trabajo, alcohol o cualquier otra droga. (16) 

Reconcíliate con tu infancia
Ulrike Dahm

martes, 6 de marzo de 2018

Formar la voluntad

Marina era una auténtica ostra. No un caracol rastrero, sino un ser para vivir en lo profundo. Como todas las de su raza, había buscado una roca en el fondo para agarrarse firmemente a ella. Cuando la consiguió, creyó haber encontrado su destino claro que le permitiría vivir sin problemas su existencia de ostra. Viviría la vida tranquila, feliz, sin especiales contratiempos.
Pero Dios había puesto su mirada en Marina y la había elegido para que fuera especialmente valiosa. Un día, Dios colocó en Marina su granito de arena. Literalmente: un granito de arena. Fue durante una tormenta de profundidad. De esas que casi no provocan oleaje en la superficie, pero remueven el fondo de los océanos.
Cuando el granito de arena cayó en la ostra, Marina se cerró violentamente como lo hacía siempre que algo extraño la invadía. Este es el modo que usan las ostras para alimentarse: todo lo que entra en su vida es atrapado, desintegrado y asimilado. Si el objeto extraño no es digerible lo expulsan fuera.
Pero Marina, por mucho que se esforzó, no pudo digerir ni expulsar ese granito de arena que se le iba hundiendo cada vez más profundo en su carne. El dolor le resultaba insoportable. Trataba de pensar en otras cosas, de olvidar el dolor pero tampoco podía. Estaba siempre allí, ocupando el lugar de su existencia, como si toda su vida se hubiera transformado en dolor.
Cualquiera hubiera pensado que el único camino que le quedaba a Marina era luchar desesperadamente contra el dolor, rodearlo con la pus de la amargura, vivir amargada, quejándose siempre, convirtiendo en un infierno su propia vida y la vida de los que estaban junto a ella.
Pero las ostras tienen a extraordinaria cualidad de producir sustancias sólidas. Normalmente dedican esta cualidad a fabricarse un caparazón defensivo, rugoso por fuera y terso por dentro. Pero Marina lo dedicó a la fabricación de una perla. Poco a poco, con lo mejor de sí misma, fue rodeando el granito de arena de su dolor, y a su alrededor comenzó a nuclear una hermosísima perla.
Convirtió esta tarea en ilusión, en misión. Ya no le importaba el dolor porque era la fuente de su esperanza y de su sueño. Muchos años después de la muerte de Marina, bajaron unos buzos al fondo del mar. Cuando la sacaron a la superficie, encontraron en ella la perla más hermosa que jamás habían visto.

Al verla brillar con todos los colores del cielo y del mar, nadie dudó de lo valiosa que había sido la vida sufrida de Marina. 

El valor de educar. Parábolas
pp. 58-63 

miércoles, 7 de febrero de 2018

Atención

- La atención es la habilidad para estar al pendiente de lo que se me está comunicando y lo que estoy comunicando. La atención permite mejorar la calidad de la escucha que se ofrece a quien es acompañado.

- La buena atención permite:
Ser un discriminador efectivo.
Comunicar respeto al cliente.
Reforzar al cliente
Establecer una base de influencia social con el cliente.

- Atención física
Tiene dos funciones:
a) es una señal para la otra persona de que estoy activamente presente y trabajando con ella
b) me ayuda a ser un oyente activo (lo físico ayuda a la atención psicológica)

Conductas que manifiestan atención física: (61)
Mirar a la cara del otro directamente.
Mantener buen contacto ocular
Mantener una postura "abierta"
Inclinarse hacia el otro.
Mantenerse relativamente relajado.

- Atención psicológica (64)
a) Escuchar la conducta no verbal del otro: movimientos corporales, gestos, expresiones faciales y las claves paralingüísticas (tono de voz, volumen, entonación, inflexiones, espacio entre palabras, suspiros, etc.).

Las pistas no verbales y paraligüísticas tienen dos funciones generales:
- Confirman, puntualizan el mensaje verbal
- Contradicen el mensaje verbal; y contienen el mensaje real.

b) Escuchar la conducta verbal del otro: las formas como las palabras y las oraciones están siendo modificadas por claves no verbales y paralingüísticas.

Incentivos para hablar (67)
- uhm-hmmmm
- repetición de una o dos palabras
- preguntas de una palabra
- movimientos de cabeza y
- gestos y posturas corporales

El orientador experto

pp. 52 ss 

miércoles, 31 de enero de 2018

Autodescubrimiento

Que el acompañante se descubra ante el cliente ¿ayuda? o ¿perjudica?

Eso depende...

Ventajas:
- aumenta la cantidad y la calidad del descubrimiento del cliente
- modela el autodescubrimiento
- aumenta el atractivo para el cliente
- realza la confiabilidad
- aumenta la empatía precisa

Desventajas:
- puede causar amenazas
- puede causar "otra carga" al cliente
- puede distraer al cliente de sus problemas

- Un acompañante debe estar dispuesto a hacer todo lo éticamente posible para ayudar. El autodescubrimiento ¿es necesario? ¿es provechoso?
- No es un fin en sí mismo. Se pretende que el cliente crezca en su autoentendimiento dinámico
- Es negativo cuando distrae la atención del cliente o cuando el acompañante se vuelve protagonista.

El orientador experto

p. 143